Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
27 mayo 2011 5 27 /05 /mayo /2011 05:06

DSC04053

Esta es una historia que no pude contar al principio porque la verdad fue muy difícil.

Tuve muy altas espectativas sobre lo que iba a vivir en el campus, en especial porque pensé que todos eran yogis así como los que están en mi comunidad de Kundalini Yoga.

La India, por ser la cuna del Yoga, es visitada por miles de personas que vienen en búsqueda de un maestro, aprendizaje, técnica, correción y sanación. Y muchos creen que aquí todo es así como que lindo y luminoso pero para mi no es muchas veces así.

Para los que han leído el Bhagavad Gita, podrá entender la metafora entre lo que voy a contar y lo que le pasaba al protagonista de éste libro sagrado apra los hindús.

Lo que puedo decir de la unviersidad es muy feo, así que aquí sólo voy a decir lo que a mí me pasó y cómo yo estaba percibiendo todo... que fue algo así como una prueba de vida. Si, fueron 8 meses de difícil adaptación. Estuve muy enferma, colapasada de los nervios, sin poder comer absolutamente nada porque la comida no me caía bien, me dieron unas enfermedades muy raras y la gente en Prasanti simplemente no me gustaba para nada.. los profesores ni hablar, la práctica no tenía nada de maravilloso, nada que “no supiera” decía yo, y es que yo llegué a India con un ego kundalinero que no se lo lleva ni el mismo Dios! Y bueno lo único que me maravillaba era la filosofía sobre la mente, de la que sólo dos o tres profesores eran capaces de explicar con mucho amor y sin ego. Al resto yo los ninguneaba y pues me daban mucha pena...

 

Las últimas historias que he contado sobre el paseo en el sur de India son el desenlace de lo que viví en esos primeros 8 meses de mi estadía en India.

Primero que todo, yo venía de una comunidad de yoga en donde el servicio se hace con amor y lo que se comparte es una transparencia de consciencia elevada hacía nuestra escencia. Cada persona que he conocido en nuestra comunidad es un alquimista, o un mago, un sanador, un artista o un ángel… en el sentido metafórico de la palabra. Y cada uno se entrega a la humanidad con el más alto respeto y correspondencia que implica relacionarse con el mundo. Las enseñanzas de nuestro maestro son confrontadoras y revolucionarias. Tienen la misión de desenmascararte y hacerte ser quien en verdad eres… Pues por algo se llama Kundalini Yoga, que pertenece al camino Tántrico…

Aprender el yoga de Prasanti fue como bajar desde los cielos al infierno. Y fue necesario para mi Alma, para mi Ego, para mi consciencia, para mi intuición y para observar con precisión como mi mente me puede hacer creer una serie enorme de mentiras sobre la realidad, porque aquí en éste lugar NADIE andaba caminando a ése nivel.. el yoga aquí era solo un producto prostituído y nada más. Aunque luego en la practica con los pacientes las cosas son distintas.. pero eso lo descubrí luego...

Anduve paranoica como por 4 meses seguidos, me pasé llorando todos los días, pensando que mi ego me había hecho  venir hasta acá en medio de una gran ilusión que yo misma había creado. Tuve mucho miedo de  mí misma y de lo que puedo ser capaz de alcanzar si dejo que mi ego me lleve… cruzarme dos océanos!... pero por ese tiempo pensé que era un muy mal karma que tenía que estaba pagando.. por qué pensaba todo esto? Mi mente me pasaba diciendo que esta  gente solo quería mi dinero, que no me iban a dar mi certificación, que ellos no enseñan nada, y que ahí no tenía absoultamente nada que aprender. Estuve a punto de regresar a Ecuador!! Si, Si! Ah! Cuántas veces pensé en hacer esto!... lo único que no me dejaba hacerlo era mi PRACTICA DIARIA (sadhana)… Me preguntaba cada día en medio de las meditaciones: “Qué es lo que tengo que hacer aquí?”, “Por qué mi practica y devoción me trajo a éste lugar?”, “Por qué Yogi Bhajan me hiciste escoger esta Universidad?”, “Por qué no me dejaste encontrar un lugar en occidente para seguir aprendiendo tus enseñanzas?”…. Y lloraba.. fue muy triste. Estuve deprimidisima y en crisis, pero esto nadie lo sabía.. quizá mi ahora médico ayurveda, el Dr. Godwin, que era el único que me pudo sacar con su maravillosa medicina de ese hueco negro… a la luz.

 

Un buen día en el que todo dió vuelta para bien fue luego de una conversación que tuve con la Dra. Nagarathna, una de las dueñas de la Universidad. Ella me dijo que por ser la única en el programa yo podría “diseñar mi pensum como yo quisiera”… y que ella me garantizaba que así sería.. y que me iba a graduar con lo que yo escogiera para estudiar… Yo.. solo lloraba y lloraba frente a ella porque no le podia creer.. no digo que lloraba de la emoción, lloraba del miedo porque no le podia creer que eso pueda ser cierto!... “quizá es una treta para que yo me quede”.. no no si andaba así de paranoica… Salí de la oficina y caminando hacia mi cuarto tuve la más real conversación con Yogi Bhajan… “Yogi Bhajan, tú me mostraste la página web de este lugar luego de una meditación, tú me pusiste todo en el camino tan fácil para poder saltar hasta aquí, yo vibré el nombre del unvierso para que mi karma se limpiara… no entiendo porqué he venido a parar a este lugar en donde todo es tan distinto; nada ha tenido sentido hasta ahora!..., me he pasado peleando con esta gente para que me den las materias que me han ofrecido, para poder practicar en el hospital con los pacientes, y me he pasado haciendo todo para que las cosas cambien y todo es tan incierto, porque no sé si voy a sobrevivir aquí!! Por qué esto es una pesadillaaa!!” Y ví hacía el cielo y supe que mi mente me estaba haciendo ver todo esto… Descubrí que mi mente podría ser la responsable!,.. así muchas incognitas se aclararon... Pues, ya no podría más dejar que mi mente me haga sufrir tanto.. Pues yo con mis manos ya no podia hacer nada al respecto. Entonces tuve el coraje de por primera vez en mi vida decirle a mi maestro con mucha determinación: “TU ME TRAJISTE HASTA AQUI YOGI BHAJAN!.. ENTONCES TU TE HARAS CARGO!!!!” me dí la vuelta y entré a mi cuarto... Y sentí que un gran peso dejó mi espalda liviana.. “Si el Yoga en verdad es lo q tanto dicen, yo voy a tener que saber vivir esta experiencia..”.

 

Los cambios tomaron su tiempo en darse, yo no me daba cuenta de esto al principio. Pero TODOS los días en mis meditaciones pedía al universo que me dé fortaleza, que me dé consciencia, persistencia, capacidad, intuición, serenidad y determinación para no dejar que mi mente me ganara. Hacía como 3 meditaciones al día!! El tiempo no me daba mucho porque pasabamos muy ocupados, en cosas que a mí no me gustaban la verdad… y pues, aprendí mucho a simplemente “rendirme” y rendirme de pokito en pokito.. Es por eso que desde ahí mi comunicación con la mente se hizo super aguda y pues, podia observar como en una película como su voz me contaba cuentos sobre la realidad que no existían… un poco psicotizante, sí.. pero la energía que se estaba moviendo en mi vida era muy turbulenta .. yo diría que fue una de esas etapas en donde parecería que la tormenta NUNCA acabaría.

Entonces decidí iniciar una nueva etapa en la que vivir en medio de lo que no me gustaba era un reto a mi alma, a mi ego y a mi mente. Y así anduve 8 meses… incluyendo el viaje que ya les conté.

No pude hacer muchos amigos como los que tengo en occidente, pero pude ver a la gente con ojos compasivos, pude ver inocencia pura en la gente India, pude compartir momentos de alegría con los pacientes, entusiasmo y esperanza… Pude tomarme mi tiempo para aprender de Nuevo a vivir..

Bueno, sí, tengo buenos recuerdos de gente que iba y venía del curso de un mes (YIC). Mucha gente que venía a vivir la misma tormenta.. y pues yo ya cuando me había resignado a quedarme ahí me convertí en la psicologa de los que andaban en la montaña rusa de bienvenida a la India. Ya con mi experiencia podia dar testimonio de lo que sucedía en la cabeza de cada uno y dar consuelo...  

Me gané mucho el respeto de los que trabajan ahí en el campus; pues al principio no sabían que tenía un título.. (porque acá te respetan por eso y no por ser un ser humano) y pues pensaban que era así como la que limpiaba los baños y me humillaban montón los profesores.. (no no si fue terrible!) (o quizá mi mente me hacía creer que me estaban humillando)… quizá eso era..

Entonces por ahí dí un par de exposiciones de lo que es la psiquiatría en occidente luego de la que mis compañeros se acercaron a felicitarme.. (nunca habían visto una presentación de PP con fotos de películas para hablar de un tema..); mis trabajos escritos eran poemas al yoga y a la sabiduría de los textos sagrados que estabamos leyendoñ; mis preguntas (que no dejaba de preguntarle los profesores de todo hasta hacerles perder la paciencia!) estaban a otro nivel de interés académico, entonces solo así creo que muchas cosas empezaron a cambiar, especialmente porque empezaron a darme pacientes super difíciles de tratar al final del siguiente semestre. 

 

Cuando volví del viaje del Sur compré una refri para tener frutas y una olla arrocera para cocinar mi propia comida. Mi vida cambió mucho en Prasanti, pero todo fue porque yo lo decidí. La gente seguía en su mismo patín de no saber nada sobre la maravilla de sacarse la mascara.. esta gente sólo repite lo que dice el profe pero no lo practica. Incluso muchos profes no practican yoga y hablan de  yoga. Ah! Si es patético, pero en muchos lugares de India las cosas son así.

Nunca lo esperé, pero luego de 9 meses, en los que me atrevo a escribir esto puedo decir que la enseñanza no estaba en las materias de mi programa, las respuestas no estaban en los profesores a quienes les hice la vida imposible con mis preguntas, todo estuvo siempre en mi fiel practica diaria, en mi insistencia en saber dejar las cosas en las manos del Universo, en el coraje de no creer lo que mi mente decía sin descansar. En no dejar que mi ego me vuelva a hacer daño, en ser humilde en cada segundo enque habría mi boca para preguntar y dar consejo. En atreverme a poder creer en lo que dicen las enseñanzas del Maestro Yogi Bhajan en cada una de sus kriyas y meditaciones.  Y hoy, tengo otra lista de retos que cumplir. Y esas son las cosas que se siguen trabajando de por vida diría yo.

Espero que este cuento, te ayude a descifrar lo que a tí te toca vivir en las dificultades que atraviesas a diario.

En conclusion, Prasanti es un lugar muy duro de vivir, y la filosofia del yoga no se aprende de los maestros en este lugar, sino de tu propia experiencia como un Yogi: Todo esta en la Mente y esa es la batalla en la que uno se convierte en héroe.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Travesia Yoguica
  • : Experiencias mientras camino por algunos lugares del planeta desde el 2006
  • Contacto